Generalmente, cuando los propietarios de un piso quieren vender su vivienda buscan ayuda con inmobiliarias para que realicen este tipo de trabajo; sin embargo, mediante algunos consejos para vender un piso sin intervención de terceros, el propietario del inmueble podrá realizar la venta sin tener que pagar de más, y realizar el trato de particular a particular. Primeramente el propietario debe tener decidido qué precio ponerle a la vivienda, tomando en cuenta que dicho precio no tiene nada que ver con lo que costo en su momento o por algún valor emocional que le quiera dar; al comparar con otros pisos en venta, se tiene que averiguar precios reales de viviendas vendidas similares en los últimos 3 meses, y así obtener una mejor noción del asunto.

En las publicaciones que se realicen de la venta del piso, es importante realizar fotos con muy buena calidad, que no estén movidas ni borrosas; estas se tienen que hacer con una buena cámara y de forma que todas las áreas se ven correctamente. Teniendo en cuenta que antes de realizar las fotos la vivienda debe estar ordenada, bien limpia y hacerlas desde los ángulos correctos para que queden más atractivas.

Para que lleguen compradores potenciales se tiene que promocionar la vivienda, y para esto se puede realizar un plan de marketing incluyendo acciones detalladas donde se especifique que se va a hacer cada semana en los próximos meses y así distinguirse y sobre salir de otras ventas que hayan en la misma zona, para que de esta manera se pueda conseguir el mayor número de compradores posibles. Lo dicho es esencial como consejo para vender un piso.

Al momento de tener ya un comprador empiezan las negociaciones. Para esto se debe realizar un contrato de compraventa donde se señale el precio acordado por ambas partes, la forma de pago, la fecha de la firma, los elementos de la vivienda que se incluyen en el precio y además, haciendo una previsión de cómo se da por finalizado el contrato en caso de situaciones inesperadas. Entre los consejos para vender un piso están los trámites de todo el papeleo para la venta, y estos no se deben dejar a la suerte o solo al comprado, la idea es que el comprador compre y el vendedor venda. Si se tiene una hipoteca en la vivienda se tiene que cancelar o hacerla en el mimo acto de la compra venta con los certificados correspondientes.

Cuando llegue el día de la firma en la notaria revisar que todo este perfecto, que se lleva toda la documentación correcta y que la forma de pago este con la cantidad acordada; posteriormente no olvidar que se debe pagar la plusvalía y declarar la venta en el IRPF, esto último entra en los gastos que implica la venta de un piso.